La evaluación de la capacitación en las organizaciones



[1] Evaluación...
Un controvertido tema que requiere plantear y dar respuesta a interrogantes tales como:
         ¿Qué es evaluar?
         ¿Qué funciones tiene la evaluación?
         ¿Qué se debe evaluar?
         ¿Qué información se debe obtener de cada objeto de evaluación?
         ¿Quiénes son los destinatarios de la evaluación?
         ¿Con qué métodos o procedimientos se evaluará?
         ¿Qué criterios se usarán?
         ¿Con qué indicadores?
         ¿Con qué ponderación?
         ¿Con qué instrumentos?
         ¿Cuándo se va a evaluar?
         ¿Qué evaluación se hará de la misma evaluación?

Cualquier proyecto formativo que pretenda ser productivo para una Organización exige llevar a cabo una evaluación del mismo. Evaluar permitirá tomar decisiones sobre cómo dar continuidad, o no, al proceso de formación. Hoy se requiere tomar conciencia de que una acción de capacitación no concluye en el aula, sino que su resultado en el puesto de trabajo será el nuevo input para la búsqueda de la mejora y la identificación de desvíos.
Hace más de 40 años, Donald L. Kirkpatrick presentó cuatro niveles de evaluación. A través de los mismos se permite evaluar la reacción de los participantes en un determinado programa de formación, como así también el grado de aprendizaje obtenido y su incidencia en los puestos de trabajo y en la Organización en su conjunto.

El quinto nivel, fue investigado por Jack J. Phillips, el R.O.I (retorno de la inversión) Éste implica la comparación, en valores monetarios, de los resultados netos obtenidos frente al costo del programa formativo (expresado en porcentajes).
Las herramientas de medición, a través de indicadores, nos darán la información requerida para la toma de decisiones.




[1] Tomado de Huberman Susana, CÓMO GESTIONAR LA CALIDAD DE UN PROCESO DE CAPACITACIÓN. Editorial Académica Española 2018 (Revisión 2019)

Comentarios